Rescatan ave silvestre con crías

En atención a un reporte telefónico, el personal de la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente, perteneciente a la Secretaría de Medio Ambiente y Aprovechamiento Sustentable (SMAAS), de manera conjunta con el personal adscrito a Protección Ciudadana del H. Cuerpo de Bomberos, se dio a la tarea de rescatar a un ave silvestre (Dendrocygna Autumnalis) conocida comúnmente como Pijije de Ala Blanca, que se encontraba junto con sus 10 crías en el parque San Martín de esta ciudad.

Tras realizar las tareas de rescate, el primer oficial responsable de servicios del departamento de Bomberos, Ricardo de Atoche Rodríguez Hernández, notificó sobre las aves a la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente, quedando asentado a través de un acta circunstancia de entrega-recepción que estos ejemplares estarán bajo su resguardo y permanecerán en las instalaciones del Cuerpo de Bomberos, comprometiéndose a proporcionar al ave y sus crías los cuidados debidos como alimentación, un lugar adecuado en el que no sean privados de aire, luz, agua, y un espacio suficiente que sirva de abrigo contra la intemperie, tal y como lo establecen los lineamientos de derecho, contenidos en la Ley de Protección a los Animales para el estado de Campeche y reglamentos, ambos en vigor.

Asimismo, se comprometió a informar de forma bimestral ante esta Instancia, las condiciones físicas en las que se encuentren las aves.

El Pijije de Ala Blanca es un ave terrestre y arborícola, llega a tener un peso de 900 a 950 gr., prefieren cuerpos de agua con bosques o, por lo menos, árboles a su alrededor, se alimentan de plantas acuáticas, semillas, pastos, insectos, peces, moluscos y crustáceos.

La nidada consiste de 8 a 18 huevos blancos que son depositados uno por día. La incubación toma de 26 a 31 días, tiempo en el que ambos padres se encargan del cuidado de los huevos. Cuando nacen los polluelos son amarillos con manchas negras, normalmente al otro día de nacidos se lanzan del nido y caen en la tierra o en el agua, donde permanecen bajo el cuidado y la compañía de los padres por los próximos 6 meses, tiempo en el que aprenden a volar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Compartir esta nota en: