Juan José Guerra Abud: Cambio Climático

30-Sep-2013.- Sin duda estamos viviendo acontecimientos extraordinarios. Los fenómenos meteorológicos que afectaron al país en días pasados rompen con todos los patrones históricos desde que se lleva registro.

Según datos del Sistema Meteorológico Nacional, dependiente de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), derivado del paso de los huracanes Ingrid y Manuel, la precipitación que caerá durante todo el mes de septiembre es equivalente a una capa de 21 centímetros de altura sobre todo el territorio nacional, un volumen de agua nunca antes recibido en el país en tan poco tiempo.

Recientemente, el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), que reúne a más de 259 científicos de todo el Mundo especializados en el tema, ha determinado que el sistema climatológico global está acumulando energía en los océanos; de tal suerte que la temperatura media del mar en los primeros 75 metros de profundidad se ha elevado desde hace cuatro décadas hasta casi medio grado centígrado. Esta energía es transferida a los huracanes aumentando su intensidad y también la cantidad de humedad que desplazan hacia los continentes.

En su último reporte científico, el IPCC determina que la temperatura media del planeta se ha elevado ya 0.85 grados centígrados y que el origen de esta alteración proviene de una acumulación excesiva de gases y partículas de efecto invernadero, que no tiene precedente en los últimos 22,000 años. De continuar esta tendencia acumulativa se estima que la temperatura promedio global aumentará como mínimo 1.5 °C en este siglo, con altas probabilidades de llegar hasta casi los 5 °C, en cuyo caso se pueden anticipar escenarios climatológicos globales más difíciles e impredecibles en comparación a los que se han presentado en los últimos años.

Aunque México es un pequeño emisor de gases de efecto invernadero (GEI), aporta apenas el 1.4% del total mundial, nuestra ubicación geográfica y los 11 mil 200 kilómetros de litorales nos hacen altamente vulnerables al cambio climático y los fenómenos meteorológicos extremos que están asociados al mismo, como los huracanes, sequías, ondas de calor y heladas. Con base en esta condición se fundamenta la estrategia del Gobierno de la República de ser un actor protagónico a nivel mundial en la mitigación de emisiones, para así poder exigir a los grandes emisores, en páneles internacionales, que reduzcan las propias.

En la COP-19, la Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático que promueve la ONU y cuya próxima reunión se celebrará este noviembre en Varsovia, Polonia, difícilmente se lograrán compromisos vinculantes de gran calado, ya que los países más industrializados le siguen regateando al planeta un medio ambiente más limpio y han establecido que sea hasta el 2015 en la COP de París, Francia, cuando se firme un nuevo acuerdo internacional, con compromisos vinculantes de reducción de emisiones que tenga vigencia a partir del año 2020. No obstante, los fenómenos meteorológicos seguirán impactando al planeta, por tanto urge que los actores internacionales nos pongamos de acuerdo.

México ya está actuando responsablemente y somos el único país en el mundo que cuenta con una Ley General de Cambio Climático, que por mandato nos obliga a reducir 30% los gases de efecto invernadero al año 2020 sobre la línea de crecimiento tendencial y 50% al año 2050, sobre lo emitido a principios de este siglo. Para lograr estas metas, se ha establecido una Comisión Intersecretarial y se ha formulado una Estrategia Nacional que estará fomentando el desarrollo sostenido y sustentable del país, mediante el impulso de tecnologías más eficientes y limpias así como el fomento de bienes y servicios verdes, de baja huella de carbono a través de combustibles limpios y regulaciones mas estrictas.

Los impactos del cambio climático son una realidad en el país y en todo el mundo, ya no podemos suponer que el período de retorno de los fenómenos meteorológicos extremos será de 70 años como antes se asumía para el diseño y reconstrucción de las obras de infraestructura o nuestras viviendas; ahora la frecuencia e intensidad de los desastres naturales ha aumentado globalmente y exige de todas las naciones y la sociedad en su conjunto un cambio de actuación que incremente nuestra seguridad y capacidad de adaptación a las nuevas condiciones del planeta.

El autor es Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

@juanjoseguerra

Compartir esta nota en: