Cocodrilos Mexicanos – CONABIO

México, D.F.- Después de estar seriamente amenazado hace 40 años, se estima que actualmente el cocodrilo de pantano alcanzó una población cercana a los 79 mil individuos en México. Las poblaciones mexicanas del cocodrilo de pantano (Crocodylus moreletii) se encuentran en buen estado y con potencial para desarrollar proyectos productivos sustentables en beneficio de las comunidades locales y de la conservación de la especie. La anterior conclusión fue dada a conocer el día de ayer por el Biól. Hesiquio Benítez Díaz, Director General de Cooperación Internacional e Implementación de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) al cierre del taller sobre “Cocodrilos mexicanos: monitoreo del cocodrilo de pantano 2012-2013 y situación del cocodrilo de río”, realizado los días 25 y 26 de noviembre en la Ciudad de México.

Al evento organizado por la CONABIO asistieron cerca de 40 expertos en cocodrilos, incluyendo científicos, productores, organizaciones no gubernamentales y autoridades de los países de México, Belice y Guatemala, así como un representante del Grupo de Especialistas en Cocodrilianos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (CSG-IUCN). El grupo aportó información y experiencias en torno al conocimiento, conservación y manejo sustentable de las especies de cocodrilos del país. Durante la inauguración, el Dr. José Sarukhán Kermez, Coordinador Nacional de la CONABIO refirió: Necesitamos que la sociedad se dé cuenta de que cuando nos organizamos academia, sociedad y gobierno, podemos hacer las cosas muy bien, tan bien como el mejor país del mundo.

Las poblaciones de cocodrilos de pantano son saludables  y existe un gran potencial para proyectos productivos sustentables

Las poblaciones de cocodrilos de pantano son saludables
y existe un gran potencial para proyectos productivos sustentables

De las 23 especies de cocodrilianos del mundo, en México se distribuyen tres: el cocodrilo de pantano (Crocodylus moreletii), el cocodrilo de río (Crocodylus acutus) y el caimán (Caiman crocodilus). Sus poblaciones estuvieron amenazadas en la década de 1970 debido a la cacería y al comercio no regulado de sus pieles. No obstante, las acciones para su conservación en México (veda, decreto de áreas naturales protegidas y fomento de granjas, entre otras) contribuyeron a la recuperación de sus poblaciones.

Durante el taller de Cocodrilos mexicanos se revisaron los resultados del programa de monitoreo nacional para el cocodrilo de pantano en los años 2011, 2012 y 2013, periodo en el que se llevaron a cabo un total 572 recorridos, cubriendo 5,532 km en lagos, ríos, manglares y esteros. Los resultados de las tres temporadas permitieron estimar que la población silvestre en México del cocodrilo de pantano es cercana a los 79 mil individuos, con una tendencia estable y buena producción de crías y juveniles, lo que sugiere una población saludable.

El cocodrilo de pantano habita en la vertiente del Golfo de México, península de Yucatán y Chiapas, así como en Guatemala y Belice. Por la excelente calidad de su piel, la especie presenta una alta demanda en la industria de la moda, abriendo la oportunidad de un comercio internacional regulado bajo condiciones estrictas. Actualmente, el cocodrilo de pantano se encuentra en las categorías de menor riesgo tanto de la NOM-059-SEMARNAT-2010 (Sujeta a Protección Especial), como de la Lista Roja de la IUCN 2012 (menor preocupación). Por ello, en 2010 la especie se transfirió del Apéndice I al II (menos restrictivo) de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), y en 2012 se eliminó del Acta de Especies en Riesgo de Estados Unidos (ESA) permitiendo la exportación de pieles a ese país.

La CONABIO presentó un proyecto de tres años sobre el cocodrilo de pantano en México mismo que fue aprobado el pasado 19 de noviembre en Londres ante el International Working Group on Reptile Skins (IWG-RS) de la Responsible Ecosystem Sourcing Platform (RESP). El objetivo del proyecto es vincular comunidades locales en sitios piloto para utilizar huevos del medio silvestre (que de otra forma morirían naturalmente) e incubarlos en granjas, para así aumentar su supervivencia, permitir el aprovechamiento de pieles en el mercado internacional y su reintroducción al medio silvestre, en caso de ser necesario.

El Programa de Fomento de Unidades de Manejo de Vida Silvestre (UMA) coordinado por la SEMARNAT respaldará este proyecto, particularmente en aquellas comunidades ubicadas en los municipios de la Cruzada Nacional contra el Hambre. El enfoque, además de generar un valor agregado a los productos que deriven del aprovechamiento del cocodrilo de pantano, respaldará el manejo exitoso de la especie tanto en términos del uso sustentable de nuestro capital natural como en beneficio de las comunidades locales.

Por su parte, el cocodrilo de río, se distribuye desde la costa del Pacífico (Sinaloa a Chiapas) y la península de Yucatán en México, hasta Perú, Venezuela, Florida y el Caribe. Este cocodrilo se encuentra en la categoría de Sujeta a Protección Especial en la NOM-059-SEMARNAT-2010, como Vulnerable en la Lista Roja de la IUCN (2012), en peligro de extinción en la ESA de los Estados Unidos (2007) y en el Apéndice I de la CITES (1981), lo cual restringe el comercio internacional de individuos extraídos del medio silvestre.

Durante el taller sobre “Cocodrilos mexicanos: monitoreo del cocodrilo de pantano 2012-2013 y situación del cocodrilo de río”, se concluyó que también las poblaciones del cocodrilo de río se están recuperando en nuestro país. Por ello, se decidió preparar un documento para la 27ª reunión del Comité de Fauna de la CITES (AC27; Veracruz, abril 2014) para poner a su consideración el cambio de la población mexicana del cocodrilo de río, del Apéndice I de la CITES al II. Finalmente, en el taller también se acordó que los expertos elaborarán una propuesta de sitios para incluir a la especie en la plataforma de monitoreo permanente de cocodrilos de México.

Al término del evento el Dr. José Sarukhán expresó, que las labores encaminadas a la conservación y aprovechamiento sustentable de los cocodrilos mexicanos cuentan con un esquema: “…científicamente sólido, éticamente responsable y adecuado socialmente, para producir un bien que beneficie a la sociedad y respete a la naturaleza…”

Para conocer más sobre la riqueza biológica de México:

Portal Biodiversidad Mexicana: www.biodiversidad.gob.mx

Nota para los editores:

 La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) es una Comisión intersecretarial de carácter permanente; su propósito es generar la inteligencia que necesita el país para fundamentar políticas públicas y decisiones de la sociedad sobre Biodiversidad. Para ello se dedica principalmente a conformar y mantener actualizado el Sistema Nacional de Información sobre Biodiversidad (SNIB), apoyar proyectos y estudios sobre el conocimiento y uso de la biodiversidad, brindar asesoría a dependencias gubernamentales y a otros sectores, realizar proyectos especiales, difundir el conocimiento sobre la riqueza biológica, dar seguimiento a convenios internacionales y prestar servicios al público. Fue creada por Acuerdo Presidencial el 16 de marzo de 1992. www.conabio.gob.mx

Sobre la nota informativa

Susana María Rivas Ladrón de Guevara. Medios, Dirección General de Comunicación de la Ciencia, Conabio.

Tel. (55) 5004 4972 mrivas@conabio.gob.mx

Para más información sobre las Estrategias Estatales de Biodiversidad:

Biól. Hesiquio Benítez Díaz. Director General de Cooperación Internacional e Implementación, Conabio

Tel. (55) 5004 5025 hesiquio.benitez@conabio.gob.mx 

Acerca de la Conabio en general

Dr. Carlos Galindo Leal. Director General de Comunicación de la Ciencia, Conabio

Tel. (55) 5004 5000   cgalindo@conabio.gob.mx

Compartir esta nota en: